«...el premio de quienes escribimos duerme, tímido y virginal, en el confuso corazón del lector más lejano...»

Camilo José Cela