Ha cultivado casi todos los géneros literarios: la poesía —reunida en Cumpleaños lejos de casa, 2006—, la literatura infantil —la serie de El cuaderno de hojas blancas, 1996—, la juvenil —por ejemplo la trilogía El oro de los sueños, 1986; La tierra del tiempo perdido, 1987 y Las lágrimas del sol, 1989—, el libro de viajes —Los caminos del Esla, 1980, en colaboración con Juan Pedro Aparicio—, las memorias —Intramvros, 1998—, la novela —como El caldero de oro, 1981, El centro del aire, 1991, o La sima, 2009- , la novela corta —Cuatro nocturnos, 1999—, el cuento —Historias del otro lugar, cuentos reunidos (1982-2004) 2010—, el microrrelato —Cuentos del libro de la noche, 2005—, el ensayo —Ficción continua, 2004—y ha hecho la revisión de ciertas obras clásicas —Historia verdadera de la Conquista de la Nueva España, de Bernal Díaz del Castillo, 1989 y Naufragios de Alvar Núñez Cabeza de Vaca, 2012.
Ha recibido numerosos premios, entre otros: el Novelas y Cuentos por Novela de Andrés Choz (1976), el Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por No soy un libro (1993), el de la Crítica por La orilla oscura (1985), el Miguel Delibes de Narrativa por Las visiones de Lucrecia (1996), el Ramón Gómez de la Serna de Narrativa por El heredero (2003), el Gonzalo Torrente Ballester por El lugar sin culpa (2007), el Salambó por La glorieta de los fugitivos (2007) o el de la Crítica de Castilla y León por El río del Edén (2013).
Por el conjunto de su obra recibió en 2008 el Premio Castilla y León de las Letras.
Tiene además dos recopilaciones muy difundidas: Cien años de cuentos españoles en castellano (1998) y Leyendas españolas de todos los tiempos (2000).
Junto a sus compañeros Juan Pedro Aparicio y Luis Mateo Díez, ha revitalizado y actualizado el tradicional filandón: Palabras en la nieve (2007) o Cuentos del Gallo de Oro (2008).
Es miembro de la Real Academia Española.