El Camino de Santiago es tanto un sobresaliente itinerario cultural, como una experiencia emocional irrepetible e irresistible. Pues precisamente eso pretende atrapar este libro entre sus páginas, ayudado por los recursos de la palabra y la imagen. Las más de cuatrocientas cincuenta fotografías aportan la realidad geografía y monumental, los usos y costumbres, y los jalones más emblemáticos.

 

Joaquín Alegre Alonso

205 X 270 mm | 192 páginas | rústica cosida

ISBN: 978-84-941432-3-6

20,00 €


El Camino de Santiago es la gran experiencia vital de quien lo han transitado. Johann Wolfgang von Goethe lo llamó ‘calle mayor de Europa’ y el estudioso Robert Plötz apunta su capacidad de hacernos “comprender nuestra identidad occidental y, sobre todo, salvaguardar nuestra cultura”. Durante siglos de peregrinaje se ha acumulado uno de los mayores patrimonios monumentales, se produjeron enormes intercambios culturales, se ensayaron admirables ejercicios de convivencia, hospitalidad y entendimiento mutuo. Atrapar siquiera lo más esencial de este enorme caudal cultural es el desafío al que se enfrenta este libro. Textos cuidadosos y documentados que atienden al itinerario jacobeo, pero dan cuenta también de tradiciones, anécdotas, personajes y desvíos imprescindibles. Se describen con atención los grandes edificios y sus tesoros artísticos. Un reportaje con más de cuatrocientas cincuenta fotografías tomadas en los últimos años, convierte esta obra en el documento gráfico más coherente y actualizado del mercado.  

¿DONDE COMPRAR? >>>

 

{tab Indice}

Un impulso peregrino. Puerta de la Jacetania. Canal de Berdún. De Sangüesa al Valdizarbe. De ultrapuertos al somontano. De puente a puente... La sombra de Montejurra. De Viana a Nájera, seis reyes. Santos y pontoneros. De Castilla mojón. De la prehistoria a la capital del arte. Páramos, riberas y un canal. Románico, gótico, plateresco.... Mudéjares, mozárabes y ladinos. Pueblos de barro. El reino olvidado. El Páramo, un pastor y un fanfarrón. Astures y romanos. La hoya berciana, Un valle encarcelado.Rañadoiro abajo. Padre Miño. Nemorosas corredoiras. ¡Ultreia, ultreia!

{tab Muestra}

«La flecha amarilla. Cuando la policía requirió explicaciones a aquel alocado que iba pintando flechas amarillas por doquier, este respondió: “preparo una invasión”. Luego resultó ser cura, párroco de la aldea del Cebreiro para más señas, y doctorado con la tesis: El Camino de Santiago, estudio histórico-jurídico. De modo que el celebérrimo indicador jacobeo no es una operación de mercadotecnia, sino la secuela de una pasión. EliasValiña no solo señaló el Camino, también redactó junto a sus colaboradores –Francisco Aznárez, Javier Navarro, Felipe Abad y Antonio Viñayo– la primera guía moderna, e impulsó todo tipo de asociaciones y congresos. Parece ser que la pintura provino de un sobrante de obras públicas. Y la invasión, efectivamente, llegó.» [Página: 164].

{tab Reseñas}

“Con un abrumador arsenal fotográfico, de imágenes limpias y serenas, y un texto muy cuidado y colmado de referencias históricas, artísticas y populares, la obra es el resultado de varios años de trabajo y muchos viajes hilvanando los diversos tramos de un Camino Francés que se amplía en numerosos ‘desvíos’ hacia las bellezas patrimoniales o naturales que lo rodean”. 

Emilio Gancedo, DIARIO DE LEÓN [31/III/2014].

“A esa ruta que sigue evocando relatos, leyendas e historias dedica Rimpego este libro, ayudado por los recursos de la palabra y la imagen a lo largo de 200 páginas”.

Inmaculada López, DIARIO DE BURGOS [23/IV/2014].

“En sus casi 200 páginas, ilustradas con más de 450 fotografías en color, esta cuidada publicación –por la calidad de los textos, el papel y la impresión– ofrece una visión distinta del Camino y pone a disposición del peregrino y caminante una gran cantidad de documentación de laboriosa elaboración, muy rigurosa y ampliamente contrastada”.

María Luisa Fuentes, GEO 325 [VI/2014].

“Camino a Santiago es un libro que se sustenta en la sencillez de la elegancia y demuestra que hay otro camino editorial en el cual la tesorería es solo un inconveniente necesario para recorrer el siguiente tramo”.

Aurelio Loureiro, LEER 254 [VII-VIII/2014].

{/tabs}