“A muchos les sorprenderá este libro. A otros les agradará y les llenará de orgullo o de gratitud. A mí me ha reconciliado con una literatura que en los últimos tiempos se ha mercantilizado mucho al hilo de la moda y de la oportunidad: la vieja, maravillosa, impagable, agradecida literatura de viaje. Y sin necesidad de salir de mi país ni de mi región”.

Julio Llamazares

Joaquim M. Palma

155 x 220 mm | 288 páginas | cartoné

ISBN: 978-84-16610-00-6

PVP: 18, 00 €

 

 

 

Ciertamente hay que llevar bien colmado de sensibilidad el zurrón para repartir a cada paso –y a cada párrafo– una hermosa enseñanza. Joaquim M. Palma –honesto y gentil ‘vagamundo’– tiene una mirada limpia y singular, y una prosa evocadora y precisa, afilada en la traducción de los ‘haikus’ de su admirado Matsuo Bashō. El viaje con él es un continuo descubrimiento de tesoros desapercibidos. Tal es la fatiga de nuestros ojos que necesitamos de lazarillos para reconocer la belleza y organizar las emociones. Él nos avisa. Culto, discreto, refinado, silencioso y tenaz, Joaquim nos cura esa ceguera, adiestrándonos de nuevo en la mirada descubridora.

Su enorme erudición juega con la cita, despojándola de su sentido ornamental, para hacer de ella una construcción literaria. A veces una carretera desierta, un puente o una encina solitaria le dan pie para la reflexión alegre; otras, la monumentalidad más sofisticada impulsa su escepticismo. Pero en todo ello se trasluce un ejercicio de amor..., a la vida, a lo auténtico, al prójimo, a lo sencillo, a la belleza... Es, sin duda, una obra benéfica.

{tab Indice}

Admirose un español, Palabras previas, En tránsito por las Hurdes, Atravesando la dorada luz de Salamanca, En las zamoranas tierras del Pan y del Vino, Donde el Mundo fue partido al medio, El reino del año mil, Encuentro con Riba-Côa.

{tab Muestra}

El viajero busca en la bolsa de los adjetivos aprendidos desde la infancia, para no encontrar las palabras que registraran fielmente la emoción provocada por el pórtico de la Majestad. Este gigantesco nicho -entre románico y gótico- de variado contenido se recibe con tanta sorpresa que la mirada está obligada a crecer. El pórtico de la Majestad dejará irremediablemente un blanco en el cuaderno de viaje, a cuenta de la parálisis muscular generada por tan impactante visión. El viajero no lo lamenta; por detrás de los ojos existe un misterioso libro donde todo queda guardado de forma natural.

...

É uma bela pintura deixada ao futuro por um anónimo, esta a que chamam «A Virgem e a Mosca». E fica ainda mais bela se os olhos se fixarem apenas na santa e na mosca. Primeiro, um rosto imaterial; depois, um insecto subversivo. O que sobra acrescenta pouco. Põe-se para ali o viajante a imaginar que o modelo que serviu para desenhar e pintar a Virgem foi a donzela-sol que vagueava pelas nobres muralhas de Toro. Os historiadores de arte que lhe perdoem, mas, às vezes, a subversão da lógica, própria das crianças e de quem, já o não sendo, o não quer deixar de ser, dá uma felicidade dos diabos. 

{tab Reseñas}

"Un portugués que descubre el Reino de León. La editorial Rimpego acaba de dar a imprenta una rareza bilingüe en la que el escritor luso Joaquim M. Palma recorre nuestras comarcas con mirada lúcida y entusiasta”.

Emilio Gancedo, DIARIO DE LEÓN [23/V/2016].

“Un libro «de magnífica redacción» y «muy original». Son tan solo algunos de los elogios que el escritor Julio Llamazares dedica al poeta portugués Joaquim M. Palma (Vila Viçosa, 1952), que acaba de publicar su libro 'Por los caminos del reino materno. Viaje de un portugués por tierras del antiguo Reino de León', una obra editada por Rimpego y que busca cierto hermanamiento entre España y Portugal. En ella, el autor hace un recorrido por tierras que en la Edad Media formaban parte del antiguo Reino de León y que hoy corresponden a las provincias de la Alta Extremadura, Salamanca, Zamora, León y los territorios de Riba-Côa, en la actualidad portugueses”.

Silvia Gallo, Agencia ICAL [28/V/2016].

"No es frecuente descubrir una edición tan primorosa en su forma y en su contenido...”

Nicolás Miñambres, ‘Filandón’ / DIARIO DE LEÓN [26/VI/2016].

{/tabs}